jueves, 21 de febrero de 2013

La nacra, ¿un mejillón gigante?


No nos cansaremos de decir que, el mejor favor que se le puede hacer al mar en pro de su conservación, es difundir el conocimiento sobre la vulnerabilidad de los seres que lo habitan y sobre el complejo ecosistema que forman. La ignorancia sobre la vida marina es todavía grande y fruto de ella, por increíble que parezca, aún es posible ver en la prensa (bastante mal documentada, por cierto) noticias como ésta.



NacraPor increíble que parezca hace ya tiempo se pudo ver publicada en un diario, al que haremos el favor de no citar por su nombre, la siguiente noticia, que reproducimos textualmente:


"El submarinista malagueño E. P.  no salía de su asombro tras encontrar un mejillón de 62 centímetros con forma de jamón serrano. El hallazgo del molusco, de tamaño quince veces superior al normal, se produjo a quince metros de profundidad en la cala de Nerja (Málaga). E. P., tras realizar la foto de rigor, declaro que su intención es devolverlo al mar. EFE"


Lo más acertado ante tamaño despropósito sería añadir el típico “sin comentarios” pero en esta ocasión creo que el asunto merece algunas reflexiones y aclaraciones, al menos, para que nadie más vuelva a confundir una NACRA con un mejillón. Delito ya tiene que el protagonista de la noticia no sepa distinguir una nacra de un mejillón, pero lo que es imperdonable es que los medios de información estén tan mal documentados para difundir semejante noticia.


Dos especies bien diferentes.
La nacra (Pinna nobilis), que fue el animal extraído por el “protagonista” de la noticia, y los mejillones (Mytilus sp.), de los que hay varias especies, están próximamente emparentados, ya que todos son moluscos bivalvos y, si bien presentan muchas características similares, las que los diferencián deberián bastar para que nadie los confunda. Mientras que la primera es una especie solitaria propia del Mediterráneo, que puede alcanzar tallas de hasta 80 cm., los mejillones crecen juntos, formando colonias más o menos extensas, se pueden encontrar en casi todos los mares y no suelen sobrepasar los 10 ó 12 cm. en las especies de más talla.


La nacra, un animal singular.
Gamba NacraLa nacra (Pinna nobilis) es un molusco bivalvo endémico del Mar Mediterráneo. Sus ejemplares aparecen aislados y raramente se pueden hallar dos o tres juntos. Se fijan al sustrato por medio de un fuerte biso (esos filamentos pegajosos que también tienen los mejillones) enterrando el extremo de la charnela (la parte más estrecha) en los sedimentos del fondo. Dicho sea de paso, y a pesar de las buenas intenciones del “descubridor de fenómenos naturales” al arrancar la nacra de su ubicación original mucho nos tememos que no valdría de nada su devolución al mar. Esta especie es frecuente en las cercanías de las praderas de posidonia y muchas veces se establece entre sus rizomas. Puede alcanzar tamaños de 80 cm., si bien en la actualidad es raro encontrar ejemplares tan grandes. Hoy en día está considerada como una especie en peligro de extinción, en parte debido a la extracción indiscriminada a que ha sido sometida a fin de utilizar sus valvas como objeto ornamental.


Como curiosidad podemos citar que casi siempre dentro de sus conchas es posible encontrar una pequeño cangrejo, el Pinnotheres pinnotheres, o la gamba Pontonia Sp. con los que forma una asociación en la que los dos organismos salen beneficiados. Por su parte los crustáceos obtienen una cómoda y bien protegida vivienda, además del alimento que consigue al comerse los parásitos internos de la nacra que, a su vez, se ve libre de estos molestos inquilinos, gracias a la sus “invitados”. Ni que decir tiene que no hay que intentar sacarlos de su alojamiento ya que ocasionaríamos graves daños a ambos. Si queremos verlos nos tendremos que conformar con hacerlo por la abertura de las valvas de la nacra, acercándonos con todo cuidado y sin tocarla para que no se cierre.


Esperemos esta anécdota sirva como ejemplo para demostrar que, el conocimiento del tesoro que supone la vida de nuestros mares, es la mejor herramienta para promover su conservación.

Compartir: