miércoles, 13 de marzo de 2013

Museo de Arte Submarino en Cancún

MUSAYa que el todos fuimos originados del mar, creo que los humanos tenemos un deseo intrínseco, una fascinación por regresar

Los científicos predicen que con la tasa actual de destrucción para el 2050 habremos perdido el 80 % de los arrecifes naturales de coral. Yo espero que mi trabajo enfatice esta verdadera y espeluznante hipótesis”.

"Puedes usar la escultura para transmitir esperanza, para inspirar a la gente a considerar sus interacciones con el mundo natural y entonces construir un futuro sostenible".

La experiencia de estar bajo el agua es completamente diferente que estar en tierra firme. Los objetos bajo el agua se ven 25% más grandes y como consecuencia se perciben también más cerca. Los colores se alteran con el aumento de la profundidad y conforme se va absorbiendo y reflejando la luz a diferentes niveles. La fuente de luz bajo el agua se encuentra en la superficie, esto produce efectos caleidoscópicos gobernados por el movimiento del agua, las corrientes y la turbulencia. El agua es un medio maleable para viajar a través de ella, permitiéndole al observador ser un participante activo con las obras sumergidas. Las esculturas se pueden ver de muy variados ángulos y perspectivas y esto aumenta dramáticamente la genuina experiencia de encontrar las piezas”.

Las anteriores frases pertenencen a Jason deCaires Taylor (más en Facebook) (más en su web), el Director Artístico de MUSA, Museo Subacuático de Cancún, México.


MUSA

 

Ya han pasado 3 años desde que el proyecto del museo subacuático de Cancún colocase las primeras esculturas sobre el lecho marino de esas aguas caribeñas. El artista británico Jason de Caires Taylor es el principal creador y artista de este sitio increíble. Este museo tan especial para nosotros está ubicado entre el balneario de Cancún e Isla Mujeres, a una profundidad de nueve metros, por lo que puede ser visitado con equipo de buceo o con un simple snorkel. Gracias a la gran visibilidad de sus aguas, cristalinas casi siempre, también se puede apreciar desde una embarcación en superficie, observando entonces que las más de 400 figuras conforman la silueta de un ojo.

MUSA_3Las esculturas descansan sobre una base de cemento de doce toneladas para evitar que la fuerza del oleaje las desplazase y puedan resistir la presencia de un huracán, muy comunes y poderosos en esta región. Todas ellas fueron hechas a tamaño natural por Taylor, quien instaló un taller en la comunidad de Puerto Morelos, al sur de Cancún.

Para su elaboración, el artista utilizó materiales ecológicos, no contaminantes, que permiten la formación natural de coral. El componente principal es un tipo de cemento especial que se utiliza para la restauración de corales dañados.

La primera etapa del proyecto contiene la colección "Evolución silenciosa", donde se muestran pasajes de la historia de México y de la región, desde el auge de la civilización maya, a la conquista española, así como momentos cotidianos del ser humano. Las esculturas más recientes de Jason que se sumergen en agosto 2012 fueron “Arrecife Urbano’’: tres casas que proporcionan un refugio seguro para la vida marina. Estos robustos ‘edificios’ también protegen a los animales de las tormentas tropicales. Las esculturas se colocaron con el fin de representar una vía urbana.

Desde décadas las aguas han perdido más del 40% de nuestros corales naturales y los científicos predicen una pérdida permanente del 80% para el año de 2050. Solamente del 10 al 15% del lecho marino tiene el sustrato suficiente para permitir que el arrecife se forme naturalmente. Para incrementar el número de arrecifes en estas áreas, se crearon recientemente los arrecifes artificiales; con materiales especiales, muy resistentes, seguros y ecológicamente amistosos. Estos arrecifes atraen el crecimiento de coral, lo que a la larga puede mantener un ecosistema marino entero.

Otro de los mayores beneficios de los arrecifes artificiales es que descarga de presión a los arrecifes naturales, que están permanentemente afectados por la sobrepesca, el exceso de visitantes y el embate de huracanes y tormentas. Llevando la atención a los arrecifes creados artificialmente, los arrecifes naturales tienen una valiosa posibilidad de repararse y regenerarse.

Artísticamente lo mejor es que, en pocos meses, el aspecto que presentan las figuras ya no es el mismo. Cada vez que lo visitemos podremos observar cómo la vida marina se desarrolla y el coral va colonizando todas las estructuras, ofreciendo un nuevo y diferente espectáculo.

Para una segunda parte se ha invitado a otros escultores para que sumerjan en el museo sus piezas.

[responsive_youtube XG_vncqiF8U]
Compartir: