martes, 18 de julio de 2017

Consejos para elegir tu traje de triatlón/aguas abiertas

Si estás empezando en el mundo de las aguas abiertas y te planteas empezar a nadar en cualquier época del año, será aconsejable que te plantees hacerlo con un traje de neopreno.

A modo ilustrativo y para ubicarnos, os comentaré que las temperaturas referencia en el mundo del triatlón para uso de traje son las siguientes:

·         Menos de 16 ºC =>uso obligatorio.
·         Menos de 1.500 metros y más de 20/22 ºC (según edad) => neopreno prohibido.
·         Más de 1.500 metros y más de 22/24 ºC => neopreno prohibido.
·         Entre los dos extremos, uso permitido, a criterio personal.

(* Datos tomados de la ITU – Federación Internacional de Triatlón).



Podéis tomar estas temperaturas como referencia si no tenéis intención de competir, y solo buscáis un traje para hacer vuestras travesías más confortables.

La primera consideración que debes de tener en cuenta a la hora de elegir un neopreno para nadar es eso, que es para nadar. Por lo que debes de descartar cualquier otro modelo y marca que no sea especialista (surf, buceo, cañones, etc.), ya que las prestaciones de estos trajes no se adecúan a lo que necesitarás. Un traje de triatlón/aguas abiertas (con pequeñas diferencias entre ellos) busca posicionamiento en el agua, flexibilidad y facilidad de movimientos (sobre todo en hombros), deslizamiento, mantenimiento de la temperatura (en algunas zonas más localizadas que otras), y en casos más avanzados apoyo en el agua y ayuda a la propulsión.

Una vez tenemos claras estas consideraciones iniciales, nos surgirá la duda de que tipo de traje elegir dentro del gran elenco de marcas y prestaciones que existen en el mercado.
A grosso modo, y con una visión un tanto simplista, podemos categorizar los trajes en tres categorías: Gama básica Gama intermedia y  Gama alta o avanzada.

Los trajes de gama básica se suelen orientar a gente principiante y triatletas/nadadores esporádicos. Por tanto, el traje se centrará (aparte de en dar calor, como todos), en darte flotabilidad y un posicionamiento correcto en el agua (mejorando entre otras cosas la penetración y deslizamiento en el agua), sacrificando flexibilidad o apoyo. Se entiende para este segmento de nadadores, que la técnica no es depurada y por tanto es el punto en el que más les va a beneficiar en su uso.
Como nota en este sentido, comentar que ante la posibilidad de usar o no el traje, es aconsejable siempre utilizarlo (sobre todo en el caso de principiantes), ya que las ventajas que te dan siempre son mayores que la pérdida de tiempo que tendrías por ejemplo en su extracción en la transición.

Los trajes de gama intermedia dejan de centrarse tanto en la flotabilidad, y comienzan a tener más en cuenta la flexibilidad y los apoyos en el agua para reducir la fatiga y aumentar el rendimiento. Se da por hecho que estos nadadores tienen una técnica más depurada que el anterior segmento.

Los trajes de alta gama o gama avanzada miran 100% por el rendimiento del nadador. Eso sí, este debe de tener una depurada técnica que le permita aprovecharse de esta tecnología, ya que si no, no será capaz de obtener las prestaciones buscadas y en algunos casos perjudicar. Por ejemplo la menor flotabilidad en alguien con mala técnica no le permitirá posicionarse correctamente y no le sacará partido a las ayudas al deslizamiento (el llamado neopreno “pelota de golf”, p.e) o las ayudas a la tracción (como las estrías en antebrazos).

Por supuesto los precios van acorde a la gama y encontramos unos rangos que más o menos son los siguientes: 

Gama básica: entre 140€ y 300€ aproximadamente.
Gama intermedia: entre 300€ y 450€ aproximadamente.
Gama alta o avanzada: desde 450€ hasta casi lo que quieras.
Compartir: